Don't outlaw sex workers' consent!

[Español abajo 👇]

 

What we demand: 

 

To the Spanish government, the Socialist Party, the Podemos and all members of the parliament

Pedro Sanchez together with the Socialist Party wants to take the consent away from sex workers [1]. It cannot happen and we can not come back to Franquist times, when working premises were criminalised, under the “tercera locativa”, a figure from 1973 that the “most progressive” Government of Spain, wants to revive.

Today’s Spain is in a better place when it comes to awareness around sexual consent. We believe that every human being has a right to say Yes or No when it comes to sex. The Istanbul Convention and modern feminist movements know it as well.

 

We demand that the government of Spain will withdraw from any attempts to criminalise sex work and will not act against sex workers’ well-being.

 

In particular, we demand the removal of article Article 187bis of the draft organic law on the integral guarantee of sexual freedom which aims to penalise ‘anyone who, for-profit and on a regular basis, uses a property, premises or establishment, open or not to the public, to encourage the exploitation of the prostitution of another person, even with his/her consent.’

Do not take away sexual consent from sex workers!

 

Sign the pledge to support our demand!

[1] At the three-day Socialist party congress in October in Valencia, Pedro Sanchez said that “we will move forward abolishing the prostitution that enslaves women” and he announces that the Spanish government will criminalise sex work.

Why it is important?

Any criminalisation of sex work pushes sex workers underground and in consequence, creates dangerous and hard working conditions for them. Sex workers will avoid going to the police to report being victims of crime and will be more at risk of violence, exploitation and HIV. Criminalisation also strengthens the stigma on sex workers and increases social exclusion, which both are affecting the mental health of sex workers.

What about trafficking?

Trafficking for sexual exploitation is a heinous crime. The criminalisation of sex work, however, does not protect the rights of victims of trafficking. Conflating prostitution with sexual exploitation, trafficking or gender-based violence negatively impacts both sex workers and victims of trafficking. The criminalisation of sex work is widely opposed by anti-trafficking organisations such as La Strada International, the European NGO Platform against human trafficking and the Global Alliance Against Trafficking in Women.

What about sex workers who are pushed to do sex work because of economic reasons?

In a global capitalist economy, most people are ‘forced' to work to survive. Sex work is a typical informal economy job in that it does not benefit from legal protection through the state. It mainly employs women, often (undocumented) migrants and members of the LGBTQI community; entry requirements are low in terms of capital and professional qualifications, and skills needed for the job are often acquired outside of formal education. Many sex workers enter the sex industry as they are excluded from the formal economy or state benefits to achieve a decent standard of living. Many marginalised communities are over-represented in the sex industry: for example, trans women, whose unemployment rate is 4 times higher than the general population. The criminalisation of sex work only increases the precarity of most vulnerable sex workers, including trans people and undocumented migrants.

What do you propose instead of abolition to protect sex workers in danger?

Organised sex workers in Spain and Europe want to dialogue with their representatives. We demand a model that guarantees sex workers the minimum human, labour and social rights. We want a model that provides us with legal tools to defend ourselves.

[Español]

Lo que exigimos:

 

Al gobierno español, al Partido Socialista, a Podemos y a todos los diputados y diputadas.

Pedro Sánchez junto con el Partido Socialista quiere quitar el consentimiento a las trabajadoras sexuales [1]. Esto no puede suceder y no podemos volver a la época franquista, cuando los locales de trabajo estaban criminalizados, bajo la “tercería locativa”, figura de 1973, que el gobierno “más progresista” de España, quiere resucitar.

La España de hoy se encuentra en un lugar mejor en lo que respecta a la concienciación sobre el consentimiento sexual. Creemos que todo ser humano tiene derecho a decir Sí o No cuando se trata de sexo. La Convención de Estambul y los movimientos feministas modernos también lo saben.

 

Exigimos que el gobierno de España se retire de cualquier intento de criminalizar el trabajo sexual y no actúe contra el bienestar de las trabajadoras sexuales.

 

En particular, exigimos la eliminación del artículo 187bis del proyecto de ley orgánica de garantía integral de la libertad sexual que tiene como objetivo sancionar a 'quien, con fines de lucro y de forma habitual, utilice un inmueble, local o establecimiento, abierto o no para el público, para fomentar la explotación de la prostitución de otra persona, incluso con su consentimiento ”.


¡No les quite el consentimiento sexual a las trabajadoras sexuales!

¿Por qué es importante?

Cualquier criminalización del trabajo sexual empuja a las trabajadoras sexuales a la clandestinidad y, en consecuencia, crea condiciones de trabajo peligrosas y duras para ellas. Los trabajadores sexuales evitarán acudir a la policía para denunciar que son víctimas de delitos y estarán en mayor riesgo de sufrir violencia, explotación y VIH. La criminalización también refuerza el estigma de las trabajadoras sexuales y aumenta la exclusión social, que ambos están afectando la salud mental de las trabajadoras sexuales.

[1] En el congreso de tres días del Partido Socialista en octubre en Valencia, Pedro Sánchez dijo que “avanzaremos en la abolición de la prostitución que esclaviza a las mujeres” y anuncia que el gobierno español criminalizará el trabajo sexual.

¿Qué pasa con la trata?

La trata con fines de explotación sexual es un crimen atroz. Sin embargo, la tipificación del trabajo sexual como delito no protege los derechos de las víctimas de la trata. La combinación de la prostitución con la explotación sexual, la trata o la violencia de género tiene un impacto negativo tanto en las trabajadoras sexuales como en las víctimas de la trata. La criminalización del trabajo sexual es ampliamente rechazada por organizaciones contra la trata como La Strada International, la entonces Plataforma europea de ONG contra la trata de personas y la Alianza Global contra la Trata de Mujeres.

¿Qué pasa con las trabajadoras sexuales que se ven obligadas a realizar trabajo sexual por razones económicas?

En una economía capitalista global, la mayoría de la gente se ve "obligada" a trabajar para sobrevivir. El trabajo sexual es un trabajo típico de la economía informal en el sentido de que no se beneficia de la protección legal a través del estado. Emplea principalmente a mujeres, a menudo migrantes (indocumentados) y miembros de la comunidad LGBTQI; los requisitos de ingreso son bajos en términos de capital y calificaciones profesionales; y las habilidades necesarias para el trabajo a menudo se adquieren fuera de la educación formal. Muchas trabajadoras sexuales ingresan a la industria del sexo porque están excluidas de la economía formal o de los beneficios estatales para lograr un nivel de vida decente. Muchas comunidades marginadas están sobrerrepresentadas en la industria del sexo: por ejemplo, las mujeres trans, cuya tasa de desempleo es 4 veces más alta que la población general. La criminalización del trabajo sexual solo aumenta la precariedad de las trabajadoras sexuales más vulnerables, incluidas las personas trans y los inmigrantes indocumentados.

¿Qué proponen las trabajadoras sexuales en lugar de la abolición para protegerles?

Las trabajadoras sexuales organizadas en España y Europa quieren dialogar con sus representantes. Exigien un modelo que garantice a las trabajadoras sexuales los derechos humanos, laborales y sociales mínimos. Las trabajadoras sexuales organizadas en España y Europa quieren un modelo que les brinde herramientas legales para defenderse y que no las vea sólo como víctimas o criminales.

496 signed so far. Help us get to 500!